3 may. 2013

Entrevista con DESORDEN Y EXPERIENCIA

Se nos presenta en el panorama un trío granadino que combina la electrónica, los samplers y el ruido de guitarras hiperdistorsionadas con otros artefactos. Para sumergirse en su música hay que ser valientes y no tener prejuicios, para hablar con ellos, sólo hay que llamar a su puerta. Así son DESORDEN Y EXPERIENCIA

Tras varios años rulando por la escena punk de Granada ¿Cómo decidisteis formar este proyecto? 

Todos los estilos musicales, por muy rockeros y punks que se presenten, tienen determinadas normas en cuanto a composición y estructura de los temas que, al final, terminan encorsetando la creatividad ó la libre expresión de los músicos. Por eso decidimos embarcarnos en un proyecto en el que no hubiera ninguna regla a la hora de componer ó interpretar, en el que nos sintiéramos libres para intentar cualquier idea que se nos viniera a la cabeza.

¿A qué se debe el nombre de la banda?

Bueno, desorden y experiencia son, en principio, dos palabras que parecen contrapuestas, con un significado antagónico. También tiene que ver con el hecho que hemos expuesto anteriormente, que no íbamos a aceptar ninguna regla e íbamos a intentar llevar nuestro sonido al máximo nivel de riesgo.

Con este trío habéis creado un laboratorio para la experimentación musical a base de samplers y distorsión, ¿cómo os enfrentáis a una sesión de ensayo de este tipo? ¿Hasta qué punto vale todo en la experimentación?

Nuestros ensayos no tienen nada que ver con lo que normalmente hacen los grupos. Cuando decidimos juntarnos para avanzar en el proyecto, cada uno suele llevar unos cuantos mp3 con grabaciones que ha hecho por su cuenta y, a base de tratarlos con diferentes programas de ordenador, elaboramos el resultado final. Y sí, creemos que en la experimentación vale todo, el propio nombre lo dice, si hubiera límites no sería experimentación.

2 may. 2013

STUNTMEN: Debut homónimo (2012)

Como ocurre en muchas bandas, esta historia comienza en 2009 con un trío de músicos que se juntan para tocar versiones y disfrutar de su música favorita en buena compañía. Con el tiempo, las notas empiezan a correr por su propio camino hasta que piden a gritos temas propios. Así, en 2011, los valencianos sacan una maqueta autoproducida donde asientan las bases del sonido STUNTMEN y, poco después, adquieren su formación definitiva como quinteto.


Desde entonces, Néstor (voz y guitarra rítmica), Cristian (guitarra solista), Nico (bajo), Carlos (batería) y Magic Vila (teclado) han repartido su música recorriendo salas de Valencia y alrededores, consiguiendo aplausos gracias a un show enérgico y divertido. Su rollo es el rock, uno que podríamos enmarcar entre esa nueva generación que está dando una vuelta de tuerca más a ese subgénero que conocemos como rock español.